La clave está en la formación del profesorado.

Como es lógico, una institución dedicada a la formación de especialistas en Imagen para el Diagnóstico, debe contar con una infraestructura adecuada y actualizada, en concordancia con las exigencias actuales y, además, herramientas tecnológicas de primer nivel, funcionales tanto para clases presenciales como para aulas virtuales.